Dorsales

Home / Dorsales

Foto dolor dorsal

La región dorsal está compuesta por 12 vértebras, las cuales van en sintonía con los 12 pares de costillas que posee el cuerpo humano. Es la zona comprendida entre las cervicales (la primera dorsal se encuentra a la altura de la primera costilla) y las lumbares (la última dorsal llega hasta el tercio inferior de la columna, a la altura de la última costilla). Es una región de poca movilidad con relación a la zona cervical o lumbar. Hay que tener especial atención en esta zona a la estrecha relación existente entre las costillas y las vértebras dorsales (se articulan entre sí), ya que un problema en cualquiera de ellas puede ocasionar un problema en el otro. Cuando existe dolor a este nivel lo denominamos dorsalgia, por lo que este término no indica patología alguna, sino simplemente “dolor en la región dorsal”. El dolor en esta zona se suele describir como sensación de pesadez y carga, dolor al estar durante tiempo prolongado en la misma posición y limitación de los movimientos de dicha zona. Esta zona tiene un gran componente psicosomático (expresión corporal de problemas y/o preocupaciones emocionales). Además tiene un papel importantísimo a nivel ortosimpático, dándole inervación nerviosa a las vísceras de nuestro organismo, por lo que un problema de cualquier órgano puede verse reflejado a este nivel o viceversa. Los problemas más frecuentes a este nivel son:

PROBLEMAS MUSCULARES

Son debidos sobre todo a malos hábitos posturales. Ello nos provoca contracturas en la musculatura dorsal, con el consiguiente dolor, limitación de la movilidad y sensación de pesadez en la espalda. El levantar objetos pesados de manera incorrecta, movimientos bruscos y adoptar posturas mantenidas en el tiempo son algunas de las causas que nos pueden provocar problemas musculares a este nivel.

PROBLEMAS DE LA REGIÓN COSTAL

Debido a la relación existente entre las costillas y las vértebras dorsales, las lesiones en la región costal nos pueden provocar sintomatología a nivel dorsal. Un espasmo de la musculatura intercostal (entre las costillas) o un traumatismo de éstas puede provocar irradiación dolorosa hacia la parte posterior dorsal. La sintomatología que se presenta sería dolor, limitación de la movilidad (en algunos casos hay limitación hasta en la amplitud de la respiración) y sensación de pesadez y malestar en la zona dorsal.

PROBLEMAS VISCERALES

Los problemas de estómago o pulmón son ejemplos de dolor dorsal por un problema visceral. Al igual que ocurre con el corazón cuando hay algún problema (da dolor hacía el miembro superior izquierdo, sobre todo el hombro), en la región dorsal también se refleja el dolor visceral. Dependiendo del órgano afectado el dolor será más en la parte superior o en la parte inferior, más hacia la derecha o hacia la izquierda, etc. Así por ejemplo, el estómago daría dolor en la parte media de la columna dorsal, o el pulmón en el borde interno de las escápulas de forma bilateral. El dolor no es un dolor agudo, sino un dolor sordo, latente, el cual no se alivia con la postura o movimientos.

OSTEOPOROSIS

Se produce una disminución en la densidad ósea de la/s vértebra/s afectada. Es un problema que aumenta con la edad. Las causas de padecer osteoporosis son metabólicas, existiendo un trastorno que impide la captación de calcio por parte del hueso, por lo que, poco a poco, éste va perdiendo su estructura original, volviéndose más frágil y susceptible a sufrir fracturas. La sintomatología principal es dolor a nivel cervical. Se debe de hacer una densitometría para corroborar la patología.

ARTROSIS

La artrosis en la región dorsal es menos frecuente que en otras regiones de la espalda, aunque puede aparecer. Se produce el desgaste del disco intervertebral y el de las superficies articulares. En esta zona se suele deber a malas posturas y cargas pesadas, las cuales han sido sufridas durante muchos años. La edad y la genética son otros factores a tener en cuenta. La sintomatología es la propia de la artrosis, con limitación y dolor al realizar movimientos.

ESCOLIOSIS

La escoliosis es una desviación lateral y rotacional de la columna vertebral. Existe una deformidad ósea asociada a esta desviación que provoca el acuñamiento de las vértebras. Se produce una zona cóncava (donde la musculatura está contraída) y otra convexa (donde la musculatura esta estirada). La sintomatología de la escoliosis es dolor de forma espontánea, de origen muscular, debido a dicha desviación. También puede aparecer dolor si la persona realiza movimientos en contra de su curvatura escoliótica, ya que la columna no lo permite con facilidad. Las causas de la escoliosis son genéticas, ya que la verdadera escoliosis aparece en la infancia. Si una persona no padecía de escoliosis cuando era pequeña y en una Rx de adulto se ve su columna desviada, es debido a posturas y malos hábitos que le han provocado una actitud escoliótica, con una zona más contracturada que la otra. En este caso, la desviación se puede corregir; en escoliosis verdaderas (las que son desde la infancia) no, solamente se puede corregir algo durante la infancia y adolescencia, y aliviar la sintomatología dolorosa cuando se es adulto.