Hombro

Home / Hombro

Hombro

El hombro es una articulación muy móvil, ya que puede desplazarse en los 3 planos del espacio. El deterioro progresivo del tejido blando en el hombro es la causa de muchos problemas en dicha articulación. Su uso excesivo puede favorecer que el tejido blando se deteriore más rápidamente conforme las personas vamos envejeciendo. El trabajo manual, las posturas incorrectas y algunos deportes también pueden favorecer la aparición de estos problemas. El dolor del hombro se puede sentir en un único punto, en un área o a lo largo de todo el miembro superior. La tipología del dolor nos ayuda a reconocer cual es la estructura que está afectada. Los problemas más frecuentes a este nivel son:

LUXACIÓN

Las luxaciones más frecuentes a nivel del hombro son a nivel del húmero o a nivel de la clavícula. En ambos casos la causa suele ser traumática, por recibir un fuerte golpe o tracción que provoca que la articulación afectada no soporte la fuerza y como consecuencia se produzca la luxación del hueso. En el húmero se adopta una posición típica con el brazo en rotación interna y completamente pegado al cuerpo. La sintomatología que acompaña es dolor, imposibilidad para mover el hombro, inflamación y en algunos casos hematomas, dependiendo de si hay daño ligamentoso asociado. En el hombro una luxación de húmero puede traer consecuencias como trastornos vasculares y/o nerviosos, ya que se pueden ver dañados las estructuras nerviosas y vasculares que pasan por la zona.

TENDINITIS SUPRAESPINOSO

Es la inflamación más común a nivel del hombro. Se inflama el tendón del músculo supraespinoso, el cual se inserta en la parte externa de la cabeza humeral, pasando por debajo del acromion. La zona por la que pasa el tendón es muy estrecha, por lo que si hay una disminución del espacio por cualquier causa, se puede producir la irritación del tendón. Las causas por las que se puede afectar este tendón son muy variadas, como pueden ser sobreesfuerzos, traumatismos fuertes sobre la zona, presencia de osteofitos en el acromion (formaciones óseas que se forman en algunos huesos y pueden tocar al tendón, provocando su irritación), movimientos repetitivos continuados, caídas sobre la mano con el brazo extendido, etc. La sintomatología es dolor fuerte al realizar movimientos que contraigan al músculo, al estirarlo y a la palpación. El dolor aparece en la parte externa del hombro, pudiéndose irradiar hacia el brazo o hacia el cuello.

TENDINITIS PORCIÓN LARGA DEL BÍCEPS

Es la inflamación de la porción larga del bíceps. Las causas por las que se puede provocar esta inflamación suelen ser por sobreesfuerzos, movimientos repetitivos, traumatismos sobre la zona o pinzamiento del hombro (impingement) provocando el aplastamiento del tendón. Este tendón pasa por una especie de desfiladero óseo y está tapizado por un ligamento, por lo que es fácil que se inflame al realizar algunos gestos. El dolor aparece en la parte anterior del hombro, aunque se puede irradiar hacia la parte externa. Éste aumenta con la contracción, estiramiento y palpación del tendón.

TENDINITIS DEL MANGUITO DE LOS ROTADORES

Antes de nada hay que dejar claro que el manguito de los rotadores NO es un músculo, sino que es un conjunto de músculos que en conjunto tienen la función de hacer rotaciones a nivel del hombro. Los músculos que conforman el manguito rotador son: redondo mayor, redondo menor, supraespinoso, infraespinoso, porción larga del bíceps braquial. Cualquiera de estos músculo puede irritarse e inflamarse, provocando una tendinitis. Es por ello que hay que diagnosticar y delimitar bien cuál es el tendón afectado para poder tratarlo correctamente. El dolor aparece sobre todo en las rotaciones de hombro, bien externas y/o internas, y a la palpación del tendón del músculo afectado. El dolor se localiza en el hombro de manera global. Las causas suelen ser traumáticas, por sobreesfuerzos y movimientos repetitivos.

BURSITIS SUBRACOMIAL

Es la inflamación de la bolsa serosa que se encuentra debajo del acromion y junto al tendón del supraespinoso, permitiendo que éste deslice con mayor facilidad. Esta inflamación provoca dolor, que puede ser espontáneo (sin hacer nada, en reposo) o al mover el hombro, sobre todo al hacer una separación de hombro. Esta inflamación puede estar causada por traumatismos sobre la zona que irriten la bolsa o secundaria a un proceso previo, como puede ser una tendinitis, un impingement (compactación de los tejidos blandos que se encuentran entre el húmero y el acromion), presencia de osteofitos (formaciones óseas que producen pinzamiento en los tejidos blandos) en el acromion o artrosis.

ROTURA/DESGARRO TENDINOSO

Los desgarros y roturas más frecuentes en el hombro son la de los músculos supraespinoso y la porción larga del bíceps braquial. El daño comienza con un desgarro parcial del tendón, el cual puede estar provocado por sobreesfuerzos y gestos repetitivos que van desgastando el tendón, presencia de osteofitos que van rasgando el tendón, disminución del espacio por el que transcurre el tendón o fuertes traumatismos. En cualquier caso el tendón va desgarrándose poco a poco, pudiendo ser una rotura completa si el factor que lo provoca no se elimina y si el daño no se repara. Los síntomas que aparecen son parecidos a las tendinitis, con dolor al contraer y estirar el músculo, así como la palpación del tendón afectado. La diferencia más notable para diferenciarlo de la tendinitis es que la sintomatología no remite con tanta facilidad tras el tratamiento, sobre todo si la causa del desgarro es intrínseca (como la existencia de osteofitos) o si existe rotura completa, en cuyo caso la sintomatología persiste.

CAPSULITIS RETRÁCTIL (HOMBRO CONGELADO)

La capsulitis retráctil es una lesión que se provoca debido a un traumatismo previo o a una inmovilización larga en la mayoría de los casos. Existe pérdida de elasticidad de la cápsula articular (tejido ligamentos que recubre las articulaciones del cuerpo), lo que provoca limitación y dolor en el hombro.

FRACTURA

Las fracturas más frecuentes en el hombro están relacionadas con la cabeza del húmero y con la clavícula. Las razones de estas fracturas suelen ser traumáticas en la mayoría de los casos, bien por golpes directos o caídas en malas posición. Hay que tener cuidado con las fracturas del húmero, ya que pueden verse afectados algunos componentes nerviosos y/o vasculares.

CALCIFICACIÓN

La calcificación más común en el hombro es la del tendón del supraespinoso. Dicha calcificación se provoca como respuesta del cuerpo a una irritación persistente del tendón. Dicha irritación provoca, además de la tendinitis, una proliferación de calcio en la zona. Este calcio se adhiere al tendón y éste pierde sus propiedades propias. La sintomatología que acompaña es dolor y limitación del movimiento, sobre todo en la separación del hombro.

ARTROSIS

Se produce el desgaste articular de los componentes cartilaginosos de la articulación del hombro. Ello provoca la compactación de la articulación y el desgaste progresivo de la articulación. La artrosis de hombro suele ir acompañada por otras patologías asociadas como tendinitis, bursitis, roturas tendinosas, etc., todas ellas derivadas de la propia artrosis. La sintomatología es dolor al mover el hombro y limitación de la amplitud de movimiento.