Importancia del ejercicio físico y movimiento

Home / Importancia del ejercicio físico y movimiento

Importancia del ejercicio físico y movimiento

Muchas veces decimos que hay que hacer deporte o alguna actividad física para mantener un estado óptimo de salud. Es una frase muy común entre la sociedad en general y en el ámbito sanitario en particular. De sobra son sabidos los beneficios que tiene sobre la salud la practica deportiva, tanto en la conservación de la salud como en la prevención de patologías.

Pero la salud no debería enfocarse desde un punto de vista meramente médico, sino que habría que enfocarlo hacia una perspectiva mucho más amplia. Son múltiples los campos a los que se extienden los beneficios del ejercicio físico:

  • Bienestar psicológico
  • Reducción de estrés
  • Realización personal
  • Cambio de carácter
  • Mejora de la situación médica y fisiológica

Habría que recordar que cada persona es diferente, y por lo tanto no vale cualquier deporte o actividad física, sino que debe de ser estudiado lo conveniente para cada uno. Es por ello por lo que se confeccionan numerosos programas dirigidos a prevenir enfermedades cardíacas, metabólicas, óseas o de obesidad, ya que son muchos los parámetros de la salud que se ven mejorados con dicha práctica:

  • Circulación del corazón
    1.  Se reduce la frecuencia cardíaca
    2. Mejora la economía de esfuerzo
    3. Aumenta el aporte del oxígeno del corazón y de los músculos
    4. Crece el número y tamaño de los vasos sanguíneos
    5. Mejora el control de la tensión arterial
  • Nivel óseo y muscular
    1. Mejora de las patologías osteoarticulares
    2. Aumenta la fuerza y disminuyen las lesiones
    3. Reducción de la osteoporosis
    4. Mejora de la flexibilidad
  • Metabolismo
    1. Mejora el control glucémico y disminuye la necesidad de insulina
    2. Mejora el control de la obesidad
    3. Reducción de triglicéridos y mejora de la proporción de colesterol

De este modo se consigue que tanto las vías metabólicas para obtener energía como el nivel de estrés que crea la intensidad del trabajo realizado se vean reducidas. Este conjunto de cambios recibe el nombre de economía del trabajo, gracias al cual el mismo cometido físico se desarrolla con un desgaste biológico menor, de tal forma que los sistemas del cuerpo trabajan con mayor comodidad y con una mejor oxigenación.

De lo expuesto anteriormente se deduce que la inactividad puede llevar a nuestro organismo a sufrir muchas déficits y patologías, siendo ello el motivo por el cual hoy en día se da tanta importancia a la realización de una actividad física saludable.

Con mucha frecuencia no practicamos o dejamos de hacer deporte por los cambios que acarrean en nuestro organismo, como pueden ser la disnea o la fatiga muscular, llegando a temer más a estos síntomas que a la propia patología que podemos desarrollar. Por esta razón hay que darle mucha importancia al aspecto psicológico cuando realizamos deporte, y ver estos cambios como algo normal en la practica deportiva.

De esta manera es como nace la Terapia del Movimiento, la cual intenta dar un paso más hacia delante al servirse del ejercicio físico como un medio terapéutico más, como un medicamento que debemos de tomar para mejorar nuestra salud. Dicha terapia no es solo una medida de prevención, sino también un complemento a las fases de rehabilitación. Algunos de los beneficios de la practica deportiva:

  • Enfermedades cardiovasculares, en lo referido tanto a prevención como recuperación de patologías.
  • Enfermedades cancerígenas, en lo referido a la recuperación tras ciertas terapias o la prevención de algunos tipos de cáncer (como el de colón)
  • En la obesidad, tanto en adultos como en niños, siendo primordial en casos infantiles como medida preventiva de futuras patologías.
  • Enfermedades metabólicas, como la diabetes tipo II, la cual se debe de comenzar a prevenir desde niño.
  • Enfermedades respiratorias, como asma, bronquitis, etc.
  • En el aparato locomotor, provocando la prevención de patologías derivadas de posturas incorrectas o recuperando patologías articulares o musculares.

No obstante hay que tener cuidado con la realización de actividad física, ya que si bien es beneficiosa para nuestra salud, una práctica inadecuada para nuestro organismo puede ocasionarnos el efecto inverso, y por lo tanto ser perjudicial. Para ello hay que saber bien los límites de nuestro cuerpo con el fin de no sobrepasarlo y poner en compromiso nuestro salud. Toda actividad física debe de ser controlada y sabida por un profesional de la salud, con el objetivo de ayudar a elegir lo más conveniente para cada persona.

Leave a Comment