Lumbares

Home / Lumbares

Foto dolor lumbar

La región lumbar está compuesta por 5 vértebras lumbares, las cuales van desde la última costilla hasta el sacro (hueso grande y ancho que se encuentra en la parte baja de la columna vertebral). Esta zona, al igual que pasa con la región cervical, es una zona de mucha movilidad, por lo que es propensa a padecer molestias y problemas. Cuando aparece dolor a este nivel se le denomina lumbalgia, por lo que este término no indica patología alguna, sino simplemente “dolor en la región lumbar”. Es una zona de dolor muy frecuente en la población, existiendo una probabilidad del 80% de que cualquier persona sufra al menos una vez en su vida un episodio de dolor. El dolor lumbar se hace más frecuente conforme envejecemos, llegando a ser una causa importante de invalidez en el adulto. Esta zona está en estrecha relación con los miembros inferiores a través de la pelvis, por lo que un problema a este nivel puede afectar a los miembros inferiores y viceversa. Los problemas más frecuentes a este nivel son:

PROBLEMAS MUSCULARES

Son debidos a malas posturas, levantar cargas pesadas con el tronco flexionado o sobreesfuerzos prolongados. Esta musculatura se afecta con cierta facilidad, siendo el cuadrado lumbar uno de los que más se resienten. La sintomatología más típica es dolor, sobre todo al realizar movimientos de tronco, ya que la musculatura de esta zona esta contraída y no permite movimientos. En algunas ocasiones puede dar dolor irradiado hacia el glúteo o la zona dorsal.

ARTROSIS

La artrosis lumbar, al igual que la cervical, es muy frecuente debido al continuo desgaste que sufre esta región durante toda la vida. El disco intervertebral se va degradando poco a poco, poniendo en mayor contacto las superficies articulares de las vértebras, provocando su deterioro y la aparición progresiva de artrosis. Las causas suelen ser genéticas, envejecimiento, movimientos repetitivos o malas posturas mantenidas en el tiempo. La sintomatología más frecuente es rigidez y dolor al realizar movimientos con el tronco, irradiación dolorosa hacia el glúteo y miembros inferiores, y contracturas musculares.

PROTUSIÓN O HERNIA DISCAL

Las protusiones y hernias discales lumbares son muy frecuentes, debido principalmente por los malos hábitos que adoptamos a la hora de realizar movimientos o tareas que impliquen a esta región. La realización de movimientos repetitivos, las posturas mantenidas (sobre todo en flexión de tronco) y la debilidad muscular son factores que ayudan a la aparición de este tipo de lesión. Produce sintomatología local como dolor al realizar determinados movimientos (dependiendo de la localización de la hernia, el dolor puede aparecer en un movimiento u otro). También puede provoca dolor irradiado hacia el glúteo y el miembro inferior, sumando a ello otro tipo de sintomatología como puede ser alteraciones de la sensibilidad.

ESTENOSIS VERTEBRAL

Es un estrechamiento del canal medular por donde pasa la médula espinal. Este estrechamiento puede estar presente desde nacimiento o irse adquiriendo poco a poco con la edad en personas mayores. Las causas van desde genéticas (desde el nacimiento) hasta el envejecimiento propio de la edad, pasando por otras más graves como tumores óseos. La sintomatología que provoca es parecido al de una hernia discal, con dolor agudo al realizar algunos movimientos, trastornos sensitivos y motores (cojera de una o de las dos piernas), contracturas musculares, etc.

CIÁTICA

La ciática es la inflamación del nervio ciático. Esta inflamación puede deberse a numerosas causas, como puede ser un proceso artrósico, una hernia discal u otros más graves como tumores. Para que sea una verdadera ciática, el dolor debe de llegar hasta la planta del pie. Ello ocurre porque al irritarse el nervio ciático en su salida de la columna vertebral provoca dolor a lo largo de todo su recorrido por el miembro inferior. Si el dolor no pasa del hueco poplíteo (detrás de la rodilla) simplemente hay un atrapamiento nervioso del ciático, normalmente debido a un espasmo del músculo piramidal (síndrome del piramidal), el cual se encuentra en la zona glútea. El nervio ciático pasa pegado a este músculo (en algunas ocasiones lo atraviesa), por lo que si éste se contractura puede originar la sintomatología. El dolor es filiforme (como un hilo de dolor) que llega, en el caso de la ciática pura, hasta la planta del pie. Dicho dolor aumenta a la flexión de tronco o al levantar la pierna con la rodilla extendida.

PROBLEMAS PROVENIENTES DE LOS MIEMBROS INFERIORES

Si hay alguna alteración en los miembros inferiores como un esguince, una fascitis plantar, etc., puede provocarnos una compensación a nivel lumbar debido al cambio en los apoyos a nivel del pie. Ello nos puede provocar sintomatología dolorosa a nivel lumbar. Se caracteriza porque aunque se trate la zona lumbar, el dolor vuelve a aparecer.